Comentarios del Secretario John J. Sullivan sobre la publicación de los Informes sobre Prácticas de Derechos Humanos de 2017

SRA. NAUERT: Buenas tardes a todos. Muchas gracias por venir, especialmente un viernes. Hoy, el Departamento de Estado publicó los Informes de Países sobre Prácticas de Derechos Humanos de 2017. Promover la libertad, promover y defender los derechos humanos y las libertades fundamentales es fundamental para quiénes somos como país, y Estados Unidos continuará apoyando a aquellos en todo el mundo que luchan por la dignidad humana y la libertad.

Este es el 42º Informe Anual de Derechos Humanos que el Departamento ha publicado. Estamos encantados de tener a nuestro Secretario de Estado interino, John Sullivan, con nosotros hoy aquí para decir algunas palabras sobre este informe. Después de los comentarios del Secretario de Estado interino Sullivan, invitaremos al Embajador Michael Kozak al podio para que responda algunas de sus preguntas. Yo ayudaré a facilitar, ya que todos nos conocemos, y ayudaré con eso.

El Embajador Kozak es un funcionario de alto rango de la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo, y espera con interés hablar con ustedes en breve. Ha servido en este departamento bajo gobiernos republicanos y demócratas durante 46 años, lo cual es increíble. Señor, gracias por su servicio al Departamento de Estado.

Y con eso, entregaré el podio a nuestro Secretario interino John Sullivan. Señor.

SECRETARIO INTERINO SULLIVAN: Gracias, Heather. Buenas tardes a todos. Es un honor estar aquí para publicar formalmente los Informes de Países sobre Prácticas de Derechos Humanos de 2017. Ahora en su 42º año, estos informes son una consecuencia natural de nuestros valores como estadounidenses. Los documentos fundacionales de nuestro país hablan de derechos inalienables, libertades fundamentales y el estado de derecho, conceptos revolucionarios en el momento de nuestra fundación que ahora están entrelazados en el tejido de Estados Unidos y sus intereses tanto dentro como fuera del país.

Promover los derechos humanos y la idea de que cada persona tiene dignidad inherente es un elemento central de la política exterior de esta administración. También se fortalece la seguridad nacional de Estados Unidos al fomentar una mayor paz, estabilidad y prosperidad en todo el mundo. Los Informes de Derechos Humanos son el reporte más completo y factual del estado global de los derechos humanos. Ayudan a nuestro gobierno y a otros a formular políticas y alentar a amigos y enemigos a respetar la dignidad de todas las personas sin discriminación.

Este año, hemos agudizado el enfoque del Informe para que responda mejor a los requisitos legales de presentación de informes y se centre más en la acción o inacción de los gobiernos con respecto a la promoción y protección de los derechos humanos. Por ejemplo, cada resumen ejecutivo incluye un párrafo para señalar los abusos más flagrantes que ocurrieron en un país en particular, incluidos los que afectan a mujeres, personas LGBTI, personas con discapacidades, personas indígenas y miembros de minorías religiosas.

Antes de pasarle el podio a Mike, me gustaría hablar sobre algunos países en particular, incluidos algunos con los antecedentes más atroces de derechos humanos.

El mundo entero es consciente de los horrendos abusos contra los derechos humanos en Siria, incluidos los ataques con bombas de barril contra civiles, los ataques a hospitales, los informes generalizados de violaciones y abusos por parte del personal del Gobierno sirio. Hace una semana, el Presidente tomó medidas, junto con nuestros aliados franceses y británicos, para disuadir el uso de armas químicas y proteger los derechos humanos de los civiles sirios.

Condenamos la limpieza étnica de Rohingya en Birmania y las atrocidades cometidas contra ellos, y estamos trabajando con colaboradores para enfrentar esa crisis. Más de 670,000 rohingyas han huido a Bangladesh en los últimos meses. Cientos de miles de civiles han sido desplazados internamente. Los responsables de las transgresiones, abusos y ataques deben ser responsabilizados.

La RPDC es uno de los regímenes más represivos y abusivos del mundo. Como se deja claro en el informe, el régimen de Kim descuida sistemáticamente el bienestar de su pueblo para suscribir y financiar sus programas de armas ilícitas mediante el trabajo forzoso, el trabajo infantil y la exportación de trabajadores norcoreanos.

China continúa difundiendo las peores características de su sistema autoritario, incluidas las restricciones a los activistas, la sociedad civil, la libertad de expresión y el uso de la vigilancia arbitraria. La ausencia de un poder judicial independiente, la ofensiva del gobierno contra los abogados independientes y el estricto control de la información socavan el estado de derecho. Estamos particularmente preocupados por los esfuerzos de las autoridades chinas para eliminar las identidades religiosas, lingüísticas y culturales de los musulmanes Uighur y de los budistas tibetanos, así como por las restricciones en el culto de los cristianos.

El pueblo iraní continúa sufriendo a manos de sus líderes. El derecho de reunión pacífica y las libertades de asociación y expresión son las expectativas legítimas de todas las personas en todo el mundo. Desafortunadamente para el pueblo iraní, estos derechos humanos están siendo atacados casi a diario.

En Turquía, la detención de decenas de miles de personas, incluidos periodistas y académicos, bajo el estado de emergencia continuado ha socavado allí el estado de derecho.

En Venezuela, el régimen de Maduro reprime los derechos humanos de su pueblo y le niega el derecho a tener voz en su gobierno. Miles de personas huyen de sus hogares a diario en respuesta a esta creciente crisis humanitaria. En la Cumbre de las Américas la semana pasada, el vicepresidente Pence anunció US$16 millones en ayuda humanitaria de Estados Unidos para ayudar a aquellos que han huido de Venezuela, necesitan… y que necesitan desesperadamente alimentos, agua y asistencia médica. Apoyamos al pueblo venezolano incluso cuando sus líderes se niegan a permitir la entrada de ayuda al país.

Finalmente, el Gobierno ruso continúa sofocando la disidencia y la sociedad civil, incluso cuando invade a sus vecinos y socava la soberanía de las naciones occidentales. Nosotros, una vez más, instamos a Rusia a que ponga fin a su brutal ocupación de la Península de Crimea en Ucrania, detenga los abusos perpetrados por las fuerzas rusas en la región de Donbas de Ucrania y aborde la impunidad de las transgresiones y abusos de los derechos humanos en la República de Chechenia.

Esa es una breve descripción de los informes fácticos sobre los países de mayor preocupación. Sé que el Embajador Kozak estará encantado de responder cualquier pregunta que puedan tener, pero antes de entregarle el podio, permítanme señalar al menos algunos puntos positivos.

Uzbekistán – aunque allí hay todavía mucho por hacer, el país ha seguido un programa de reforma estratégica con efectos positivos sobre los derechos humanos, incluida la liberación de ocho presos de alto perfil el año pasado.

En Liberia, las recientes elecciones presidenciales representan un hito que marca la primera transición pacífica de un líder elegido democráticamente a otro en más de 70 años.

Y en México, la ley general de desapariciones forzadas estableció sanciones penales para las personas condenadas por desaparición forzada y un marco nacional para encontrar víctimas.

Estos representan algunos de los ejemplos más positivos que se mencionan en los informes que se publican hoy. Esperamos ver muchos más reportes positivos de los países que toman medidas serias para mejorar el historial de derechos humanos en los informes del próximo año.

En conclusión, permítanme decir que Estados Unidos lidera el camino a nivel mundial para promover los derechos humanos. También seguiremos imponiendo consecuencias a aquellos que abusan de los derechos humanos. Durante el año pasado, a través de los programas de sanciones Rusia Magnitsky y Global Magnitsky, hemos llevado a cabo algunas de nuestras medidas más agresivas hasta el momento. Ningún abusador de los derechos humanos, no importa en qué parte del mundo, está fuera de nuestro alcance. Los Informes de Derechos Humanos son una parte importante de ese esfuerzo general. Crearlos es una empresa enorme y no para los débiles. Agradezco a muchos de mis colegas del Departamento de Estado, incluidos aquellos que están aquí en Washington y a muchos otros de las embajadas y consulados de todo el mundo, que han hecho que estos informes sean posibles y contribuyen al liderazgo de larga data de Estados Unidos en la promoción de los derechos humanos.

Así que, con eso, me gustaría pasar el podio a la Subsecretaria interina Nauert y a mi amigo y colega, el Embajador Mike Kozak. Gracias.