Declaración del Secretario Tillerson respecto al último lanzamiento de misil de la RPDC

28 de noviembre de 2017

Estados Unidos condena rotundamente el lanzamiento por parte de Corea del Norte de lo que parece ser un misil balístico intercontinental hacia el Mar de Japón, lo cual amenaza indiscriminadamente a sus vecinos, la región y la estabilidad mundial.

El afán incesante por parte de la RPDC de obtener armas nucleares y los medios para su lanzamiento debe terminar. La comunidad internacional en su conjunto debe continuar enviando el mensaje unificado a Corea del Norte de que la RPDC debe abandonar sus programas de armas de destrucción masiva. Todos los países deben continuar imponiendo firmes medidas económicas y diplomáticas. Además de implementar todas las sanciones existentes de las Naciones Unidas, la comunidad internacional debe tomar medidas adicionales para aumentar la seguridad marítima, inclusive el derecho a interceptar el tráfico marítimo de bienes hacia y desde la RPDC.

Los Estados Unidos, en colaboración con Canadá, convocarán una reunión de los Estados del Comando de las Naciones Unidas que incluirá a la República de Corea y Japón, así como a otros países clave afectados para debatir cómo la comunidad mundial puede enfrentar las amenazas de Corea del Norte a la paz internacional.

Por ahora, continúan abiertas y viables las opciones diplomáticas. Los Estados Unidos continúan comprometidos a encontrar un camino de paz a la desnuclearización y a terminar las acciones belicistas por parte de Corea del Norte.