Estados Unidos apoya conferencia ministerial de salud “Fortaleciendo la Coordinación Regional en Respuesta a los Impactos del desplazamiento forzado”

Con apoyo del gobierno de los Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos (OEA), el gobierno del Perú convocó a altos funcionarios de los gobiernos de estados de la OEA, organizaciones internacionales, y expertos en la materia el 29 y 30 de abril a una conferencia para coordinar acciones para aliviar el sufrimiento de poblaciones desplazadas y los efectos de estas poblaciones en las comunidades que las reciben. El Secretario de Salud y Servicios Humanos Alex M. Azar II lideró la delegación estadounidense.

El dramático desplazamiento forzado de venezolanos en los últimos años y el colapso de la infraestructura de salud en Venezuela han afectado a los sistemas de salud en los países vecinos.  Esta conferencia regional brindó un foro para los países que reciben poblaciones desplazadas a continuar conversaciones previas de alto nivel que se llevaron a cabo en Washington, D.C. en noviembre del 2018 para coordinar esfuerzos para armonizar prácticas sanitarias a través de la región.

El Secretario Azar resaltó, “el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos ha estado proporcionando amplia capacitación y asistencia técnica para hacer frente a las necesidades de salud pública en la región. Estamos trabajando estrechamente con la Organización Panamericana de la Salud y con un número de ministerios de salud para fortalecer la observación epidemiológica, el trabajo de vacunación, la capacidad de laboratorios, y la preparación en salud pública.” El financiamiento del gobierno de los Estados Unidos en respuesta a la crisis regional de Venezuela actualmente supera US$ 256 millones en respuesta humanitaria y asistencia al desarrollo.

La conferencia consistió de una sesión de planeamiento estratégica para expertos y encargados para delinear recomendaciones de acción en áreas críticas, tales como conversaciones y planeamiento de parte de ministros de salud y otras autoridades de alto nivel en estas áreas críticas:

  • Necesidades esenciales de salud para las mujeres, madres, e hijos;
  • Gestión y control de enfermedades que se pueden evitar mediante la vacunación, y de malaria y otras enfermedades transmitidas por vectores;
  • Brindar apoyo a las poblaciones más vulnerables en la gestión y control del tuberculosis y VIH/SIDA;
  • Diseño de programas fundamentales de capacitación para personal sanitario y acreditación de profesionales de salud a través de fronteras;
  • Enfermedades crónicas no contagiosas y salud mental.